Pedagogía basada en la palabra

Dar la palabra no es reducir el acto educativo a una propuesta de normas y meros aprendizajes; es construir el andamiaje por medio del cual los adolescentes logran expresar lo que pasa y lo que les pasa. Esto supone:

 

1. Dar la palabra como lenguaje. Palabra – lenguaje que permita captar, comprender y expresar

 

2. Dar la palabra como información. Aporte de datos e ideas sobre la realidad que les permita discriminar la conveniencia o no de las acciones, como el arte de aprender los cauces y los límites

 

3. Dar la palabra como sentido. La capacidad de discriminar lleva a poder posicionarse ante la vida, a poder elegir, a poder cambiar.

 

4. Dar la palabra como vida. Que sepan, al fin, nombrarse a sí mismos en sus sentimientos, vivencias, y mostrarse con un sí mismo distinto y diferente que les permita ser, esto es alejarse y acercarse de los otros sin confundirse con los otros.