Pedagogía basada en la INDIVIDUALIZACIÓN y PERSONALIZACIÓN

La acción educativa debe comenzar por tener en cuenta el proceso de cada uno. La diversidad de las situaciones particulares en que se encuentran los alumnos, determinadas por los diferentes factores que las conforman (familiares, sociales, personales, culturales, etc..), hacen necesario una atención particular a cada individuo. La igualdad de oportunidades exige que cada alumno pueda ser tratado de forma desigual para conseguir una educación adaptada a sus necesidades y aptitudes. No homogeneizar; se trata de admitir la diferencia como pauta fundamental dentro de la dinámica del grupo. Desde esta apuesta educativa se intentará:

 

            1. Dar significado personal a las experiencias de aprendizaje.

 2. Tener en cuenta el componente emocional del alumno en el proceso de aprendizaje

 

3. Descubrir y potenciar el máximo de capacidades de cada alumno


4. No “moldear”, sino ayudar al descubrimiento de sí mismo

 

5. Utilizar la evaluación como instrumento de individualización del proceso educativo y no como agente de selección o comparación