Buen trato al niño

Ser bien tratados es un derecho que tienen todos los niños y las niñas por el simple hecho de existir. En este sentido, el Estado está comprometido en proteger a la infancia de todas las formas de malos tratos realizados por padres, madres u
otras personas responsables del cuidado de los más pequeños. Asimismo, al Estado le compete la obligación de establecer medidas preventivas y de tratamiento en caso de que este derecho sea vulnerado.

El término trato remite a la idea de relación y, si la relación es duradera, a la idea de convivencia. “Buen – trato” significa entonces: establecer una relación con alguien y darle un trato adecuado.

Consiste en responder correctamente, empatía, protección, respeto, cuidado, educación, necesidades infantiles... Entendido así, el buen trato incluye todos los estilos de relación y de comportamiento que promuevan el bienestar y aseguren una
buena calidad de vida.

El buen trato se evidencia en el tipo de cuidado diario en todos los espacios que se le brinda al niño. Un buen cuidado significa:

  • Dar amor, afecto y atención al niño. Los cuidadores deben abrazar, acariciar, hablar y confortar al niño.

  • Proteger al niño del abuso, del abandono y de la exposición a la violencia.

  • Animar a los niños a jugar, explorar y aprender.

  • Responder a las capacidades emergentes de un niño animando a desarrollar nuevas habilidades, estimulándole hablando y jugando con él.
Entendido así, el buen trato incluye todos los estilos de relación y de comportamiento que promuevan el bienestar y aseguren una buena calidad de vida.